Venta: 641.250,02 ARS
Compra: 599.043,18 ARS

Noticias

Volver

Tras la pista del disco duro perdido con millones de dólares en bitcoins

Las claves privadas son los tesoros del mundo moderno

Desde que Bitcoin sorprendió al mundo, las historias que suceden alrededor de la criptomoneda pionera, han conmocionado al planeta. Muchos de estos acontecimientos han estado ligados a circunstancias fascinantes, como por ejemplo, las que se han tejido en torno a Satoshi Nakamoto y su genialidad creativa. Pero otras circunstancias, no tan afortunadas, también han dejado su huella plasmada a lo largo del camino que ya lleva recorrido el criptoactivo más popular del planeta.

Un suceso en la vida del pionero de Bitcoin James Howells, es una demostración de que nuestra existencia es una continua mezcla de cosas malas y buenas, y que las circunstancias extremadamente malas o buenas, no son tan frecuentes, como sucede en las películas.

Sin embargo, hay algunas personas cuyas vidas parecen desafiar esta generalidad, puesto que son o increíblemente desafortunados, o maravillosamente afortunados. La excepción es cuando una variedad de acontecimientos pueden afectar a una persona, algo que solo es entendible, una vez que se conoce lo que le sucedió hace años al británico James Howells.

En 2009 apenas con el nacimiento de Bitcoin, en tiempos en los que la red carecía de mineros, Howells se armó con una unidad básica GPU, una laptop y un software libre recién lanzado. Él creyó en la criptomoneda y en apenas una semana logró minar 7.500 bitcoins.

En aquellos tiempos el bitcoin tenía un valor de menos de un dólar, por lo que la cantidad minada no fue algo que le motivó demasiado, así que tomó la decisión de dejar de minar, y por alguna razón, en ese momento desarmó su equipo y vendió las piezas. La mejor parte fue que consciente de que el valor de la criptomoneda podría dispararse en algún momento, guardó el disco duro que contenía los registros de su aventura con la minería.

Al ser depositado en la gaveta de su cuarto, el disco duro de Howells tenía un registro de varios miles de dólares pero algunos años después, cuando se disparó el precio del bitcoin, la cifra se multiplicó de tal manera que Howells pudo entrar en la lista de los nuevos millonarios, de no ser por su descuido.

Tan desafortunado como esas personas que se sacan la lotería, pero terminan perdiendo el ticket, así de increíble es la historia de Howells. El chico, un mal día decidió hacer limpieza en su cuarto y de la gaveta en la que guardaba más de un disco duro, por error tomó el que tenía almacenadas las claves privadas de sus 7.500 bitcoins y lo echó a la basura. Tan simple y tan increíblemente como eso.

Después de perder el disco duro con su tesoro, el precio del bitcoin continuó aumentando y con ello aumentaba también el llanto de Howells. Tanto dolor llegó a almacenar su alma que un día decidió hablar con las personas encargadas del vertedero de basura de su localidad con la idea de contarles la situación y confesarles que había tirado alrededor de 10 millones de dólares. Sin embargo, las autoridades no se inmutaron, no obtuvo respuesta, simplemente lo miraron como si se tratase de un loco.

No se dio por vencido tan fácilmente, y a finales de 2017 todavía veía posibilidades de encontrar su fortuna, aunque primero necesitaba obtener los permisos de la administración local para buscar en el vertedero de Newport, en Nueva Inglaterra, algo que no es tan fácil de conseguir. Más tarde, su desesperación fue tal que llegó a ofrecer el 10% de sus 7.500 bitcoins a quien encontrara su disco duro perdido.

Si bien el joven británico no ha podido recuperar sus bitcoins, su historia es una demostración de que en el mundo moderno es posible hallar tesoros perdidos que se están, por allí almacenados en discos duros, muchos perdidos para siempre.

Los 7.500 bitcoins perdidos de Howells engrosaron la cifra de las estadísticas aportadas en 2017 por un estudio de la compañía de análisis blockchain Chainalysis, la cual estimó en casi 4 millones la cantidad de unidades de bitcoins perdidos desde que la criptodivisa salió al mundo.

Con la historia de Howells, nuestra recomendación es seguir el consejo del escritor y filósofo francés Voltaire quien decía que: “Hay alguien tan inteligente que aprende de la experiencia de los demás”. Una vez dicho esto, no queda más que aprender y de ahora en adelante asegurarnos de proteger nuestros bitcoins y resguardar las claves privadas, pues forman parte de nuestros tesoros.

Publicado el 04/10/2019
Compartir en acebook