• Venta1.081.481,74ARS
  • Compra1.041.400,00ARS

Blog Argenbtc

Ir a home

Tres grandes mitos sobre el Bitcoin que deberías desechar ya

Al día de hoy Bitcoin ha protagonizado un gran crecimiento y ello se debe al gran impulso que viene experimentando la adopción.

Hoy, a punto de entrar al año 2020, podemos decir que el Bitcoin es uno de los principales activos financieros del mundo, sin embargo, aún está rodeado de escepticismo. Por ello, en muchas ocasiones, la criptomoneda pionera ha sido catalogada como un truco, un dinero inútil de internet o algo que solo entienden los nerds. Lo cierto es que al día de hoy Bitcoin ha protagonizado un gran crecimiento y es usado por muchas personas como medio de pago y como reserva de valor. Por todo lo que se conoce de Bitcoin, por su potencial y por todo lo que representa para el futuro de la economía mundial, hemos decidido derrotar tres grandes mitos que se han generado en torno a la criptomoneda madre.

Mito N°. 1: Bitcoin es un esquema ponzi.

Para quien no está familiarizado con esta tecnología, la moneda virtual creada por Satoshi Nakamoto puede llegar a parecer una especie de estafa, después de todo ¿Dinero virtual sin ningún gobierno detrás? Suena extraño.

Un esquema Ponzi es un tipo de estafa que toma su nombre de Carlo Ponzi, un italiano que llevó a cabo actividades financieras fraudulentas en Estados Unidos y Canadá a inicios del siglo XX. El esquema consiste en atraer a inversionistas a una fachada de proyecto, prometiendo enormes dividendos en el corto plazo, pero en realidad no obteniendo los dividendos pagados de las ganancias generadas por el supuesto proyecto, sino a partir del dinero obtenido de nuevos inversionistas, dividendos que se utilizan para pagar a los antiguos.

Por tanto, cuando dejan de entrar nuevos inversionistas ya no se pueden pagar más dividendos y se cae la estafa. Dicho esto, podemos entonces preguntarnos ¿El Bitcoin puede ser definido como un esquema Ponzi?

Echando un vistazo de por qué Bitcoin no puede ser considerado como un esquema Ponzi, tenemos, en primer lugar, la transparencia. Todos los esquemas ponzi vienen con un claro "requisito", no se sabe realmente lo que está pasando o quién está detrás de ello. Normalmente con un esquema ponzi todo se sostiene o evoluciona alrededor de una persona. En todo caso, Bitcoin está descentralizado y no hay ninguna entidad que lo controle, pero no llamarías a eso un ponzi, ¿verdad? Aunque fue creado por una persona (o un grupo de personas), realmente no sabemos qué o quién es Satoshi Nakamoto, en realidad Bitcoin no es propiedad ni está controlada por una autoridad central, sino por un software de código abierto. Por lo tanto, queda descartado que pueda tratarse de un esquema ponzi.

Un Ponzi requiere que los nuevos inversionistas paguen para que los más antiguos obtengan alguna ganancia. Al final no hay ningún valor dado. Los esquemas Ponzi a menudo promueven la venta de materiales educativos o algo que no está realmente allí, como la venta de aire básicamente. Por el contrario, cuando compras Bitcoin, obtienes Bitcoin, que aunque no se ve, es un valor depositado en un monedero que puede ser usado para intercambiar o para pagar.

Además el Bitcoin no promete altos retornos rápidos: Aunque algunos analistas consideren que el precio del Bitcoin subirá pronto, y por tanto que quienes posean esta moneda ganarán mucho dinero, lo cierto es que el BTC y su proyecto no intentan atraer nuevos usuarios prometiendo altos retornos, sino por el contrario mostrando las ventajas del Bitcoin como activo de valor y la revolución que está causando en las finanzas a nivel mundial.

También Bitcoin puede trabajar con cualquier número de usuarios. Por supuesto que es más fuerte con muchos, pero no hay necesidad de hacer un corredor si no eres capaz de pagar las recompensas prometidas porque no hay más gente que se registre. Por todo lo anterior definitivamente Bitcoin no es un esquema ponzi. Tan simple como eso.

Mito N° 2: Bitcoin es Anónimo

Probablemente has oído decir que Bitcoin es anónimo. Pues nosotros te decimos que no es así exactamente. Es pseudo anónimo en el sentido de que su nombre no está directamente relacionado con él. Pero cada transacción se registra en el libro mayor público llamado blockchain. Hay una dirección identificable (o muchas) para cada usuario de la red, pero nadie sabe necesariamente quién está detrás de cada dirección.

La estructura de Bitcoin permite que no sea necesario revelar nuestros datos de identidad a la hora de usarlo, como sería necesario, por ejemplo, al llevar una cuenta bancaria o usar una tarjeta de débito o crédito: el sistema financiero tradicional exige que brindemos nuestro nombre y apellido, domicilio fiscal, historial crediticio, etc. Con Bitcoin, en cambio, con solo brindar una serie de caracteres alfanuméricos, nuestro emisor tiene la información necesaria para enviar un pago.

Pero, si utilizamos Bitcoin a la ligera, podemos quedar expuestos ante cualquiera que desee rastrear nuestros movimientos. En tanto, Bitcoin es privado, pero no es anónimo, a diferencia del efectivo.

Todas las transacciones de Bitcoin son públicas. Cada transacción queda registrada para siempre en la cadena de bloques (que puede ser consultada por cualquiera mediante un explorador de bloques), y no puede ser modificada de ningún modo. Entonces, tenemos determinada cantidad enviada por alguien a otro lugar. Si ese alguien no ha vinculado su identidad a la cuenta, no hay manera de saber quién está involucrado. Allí radica la privacidad de Bitcoin.

Mito N° 3: Bitcoin es demasiado volátil para invertir en él

Sí, la volatilidad puede ser arriesgada, pero la gente también puede ganar mucho dinero con la volatilidad. Ninguna inversión es 100% segura. Usted puede depositar su dinero en un banco con una tasa de interés del 2% anual. Piensas que es seguro. Sí, eso puede hacer una diferencia si ese depósito es de un millón de dólares. Depositar USD 1000 le hará ganar un determinado porcentaje anualmente. Además, incluso con un banco no tienes garantías. Los fondos de pensiones pueden colapsar en cualquier momento, una moneda puede devaluarse. Los bancos pueden quebrar. Cada inversión es arriesgada y usted nunca debe comerciar con dinero que no pueda permitirse perder. Pero el resultado final es que la volatilidad no hace que un activo sea imposible o una mala inversión.

Un mercado más volátil genera grandes movimientos de precios, que a su vez puede proporcionar mayores oportunidades de ganar una tremenda tasa de rendimiento de las inversiones. Volatilidad menor equivale a movimientos de precios menores y por lo tanto, una menor probabilidad de ganar los rendimientos deseados.

La capacidad de hacer potencialmente importantes cantidades de dinero es quizás, para muchos, el mayor atractivo para invertir en criptomonedas. La enorme volatilidad del mercado permite el potencial de rendimiento más alto, presentando una gran oportunidad para comerciantes y para inversionistas que buscan explotar la volatilidad del mercado para ganar dinero.

A lo anterior agregue un marco de tiempo muy corto en comparación con los mercados tradicionales. La posibilidad de jugar no solo en cortos y largos, sino en horizontes de inversión muy pequeños y obtener altos beneficios por la volatilidad de las criptomonedas, es un factor clave que ha impulsado su popularidad.

Hay evidencia que sugiere que la volatilidad de Bitcoin está disminuyendo, que los cambios bruscos no son tan salvajes y que, de hecho, se vuelven más manejables con el tiempo. Esto tiene mucho que ver con el aumento en la adopción y la distribución de Bitcoin en un mercado amplio y variado. Por último, usted debe ser consciente de su propio apetito de riesgo para evaluar si está preparado para el nivel de riesgos que el mercado tiene que ofrecer, así que ahora que ya conoce más de Bitcoin ¿qué está esperando?

¡Comenzá a comprar
bitcoins hoy!

Sumate al mundo de las
criptomonedas